Cómo sobrevivir a Trump

Dicen que este es el año de Frida Kahlo, porque pinta de la chingada. No estoy de acuerdo en que Frida pinte mal, pero el año… Al nuevo presidente de Estados Unidos ya le gustamos de su puerquito. No quiere que los mexicanos vayan a trabajar allá, así que va a construir un muro, que es hasta malo para los animalitos del bosque y del desierto, y no quiere que las empresas estadounidenses creen trabajos para los mexicanos en México, así que les va a ofrecer ventajas por invertir allá.
Trump entendió que muchos ya se cansaron de esperar a que se cumplan las promesas de que el comercio exterior nos va a hacer felices a todos. Como nos enseñan en la escuela a los economistas, la teoría es que cada país se especializa en producir lo que mejor le sale y así todos tenemos las cosas más baratas. Eso en el bello mundo de la teoría clásica. Pero en el mundo real, para competir, algunos gobiernos permiten que se violen cuantos derechos humanos existan para dar mano de obra barata. Seguro ya están pensando en los horribles talleres con trabajo esclavo para producir camisetas de menos de 6 dólares cada una, como los que salen en el documental The True Cost, que si quieren pueden ver en Netflix.

Se me hace horrible decirlo, pero Trump podría tener un punto. Es horrible decirlo porque Trump es un personaje peligroso, por pendenciero, mentiroso, racista e intolerante. Es tan poco elegante que descalifica a Meryl Streep o a CNN porque se atreven a señalar algunos de sus errores.
Por supuesto que a él no le preocupan los derechos humanos de los trabajadores de la industria textil en Asia o de la industria de autos en México. Pero sí parte de la idea de que exportar trabajos a otras partes del mundo no está beneficiando a los trabajadores estadounidenses que se quedaron fuera de las grandes universidades o que no tienen inversiones en la Bolsa de Valores.

Si se sale con la suya, parece que Trump va a impulsar por un rato, si quieren en forma artificial, al crecimiento de la economía de Estados Unidos.

Aun antes de ser presidente ya consiguió que algunas empresas anuncien que van a crear empleos manufactureros en Estados Unidos. Y con su propuesta de cobrar impuestos a los productos importados tal vez pueda disminuir la cantidad de mercancías chinas y mexicanas en los comercios estadounidenses y eso, otra vez, va a impulsar los empleos tradicionales para los estadounidenses.

No es que los estadounidenses necesitaran más empleos manufactureros. Algunos sí los necesitan, pero según la teoría clásica y como lo habían hecho hasta ahora, ellos podrían especializarse en el conocimiento y los demás podríamos hacerles cosas baratas. Aunque con un poco más de respeto a los derechos humanos que ahora. Hablando de respeto a los derechos humanos, vuelvan a ver Zoolander, esa comedia en la que la industria de la moda quiere que Derek Zoolander asesine a un líder asiático porque quiere aumentar los salarios de los trabajadores textiles.

 

Si ven el documental True Cost, van a ver que las empresas que producen con mano de obra barata se defienden diciendo que esos trabajos en horribles condiciones son la opción menos mala, porque por lo menos se están creando empleos en los países subdesarrollados. Eso todavía es discutible, porque para que esas personas no tuvieran otra opción, se dieron procesos de despojo que les quitaron sus terrenos agrícolas, les cerraron oportunidades de acumular capital y los terminaron por convertir en mano de obra barata. Piensen nada más cómo se transfieren recursos de la población a gobiernos ineficientes o corruptos en lugar de usarlos para educación o infraestructura. Pero esa es otra historia.

Ok, Trump encontró a sus clientes en los Homero Simpson que solo consiguen empleos mal pagados y les contó la mentira de que Estados Unidos estaba peor que los mundos de Mad Max o de Blade Runner y que los otros, los extranjeros, les estaban robando sus empleos y que por eso ellos tenían que conformarse con trabajar en Walmart o limpiando pisos en el McDonald’s o en alguna sala de conciertos.

Las medidas de Trump, para llevar inversiones a Estados Unidos y para reservar los empleos para los estadounidenses, van a tener una gran parte artificial: la reducción de impuestos para las empresas y el gasto en infraestructura. Eso va a servir para impulsar la economía estadounidense en el corto plazo. Porque esas medidas se traducen en mayor déficit del gobierno y eso se paga con deuda. O sea que muchas de sus medidas están agarradas con alfileres. Y en el largo plazo, dentro de unos 8 años, van a causar un problema de recesión. Mientras tanto ellos, los estadounidenses, van a vivir una fiesta y nosotros nos vamos a quedar viéndolos por arribita de su cochina muralla.

¿Cuál va a ser tu estrategia para defenderte? Ya sabes que si no puedes vencerlos, hay que unirse a ellos. No, no te vas a ir a vivir a la torre Trump para unirte con tan horrendo señor. Pero, por lo pronto, para conservar y defender el valor de tus ahorros y, espero que las tengas, de tus inversiones financieras, tendrías que conocer las muchas opciones para diversificarte que sí existen desde México.

Porque ahorita, en tu desesperación, crees que estás atrapado en tus pesos mexicanos, que se están devaluando y en lo que le va a pasar a nuestro pobre país, con tan malos deseos del presidente de aquel lado y con tan malos líderes en este.

Si tienes Facebook tal vez ya le diste like a esas propuestas de boicotear a los gringos y comprar solo lo mexicano, para que nuestros vecinos que votaron por Trump aprendan de una vez a tratarnos con respeto. Bueno, si esa es tu idea de patriotismo, o si crees que el patriotismo es la respuesta. Aunque a mí se me hace que la respuesta tendría que ver más con solidarizarnos con los que van a salir de verdad afectados, que con hacerse los enojados y darle like a un comentario en Facebook desde una computadora con marca de Estados Unidos o de China o difundir un mensaje en Whatsapp contra los masiosares extraños enemigos.

Te decía que en tu desesperación crees que estás atrapado en pesos mexicanos y en ahorros bajo el colchón. Pues no estás atrapado. Ya, enjuga esas lágrimas, deja de darle like a las propuestas de envolverse en la bandera y prepara tu plan de acción, que tiene que ver con…

Tener tu ahorro en diferentes monedas. Seguro te estás preguntando si debes comprar dólares. Porque si hubieras comprado antes de que se supiera que el gobierno mexicano se estaba endeudando como loco porque no puede dejar de gastar (en cosas como reponer el dinero que se roban los gobernadores), digamos en enero de 2016, o antes de las elecciones en Estados Unidos, en noviembre de 2016, habrías pagado 17.35 pesos por dólar en enero o 18.50 en noviembre. Con el dólar a 21.72 as we speak (o sea en enero de 2017), si no compraste dólares en esos momentos, te perdiste la oportunidad de aumentar tus ahorros en 25 o en 17%, según el momento.

Y entonces la pregunta de los 22 pesos: ¿Debo comprar dólares? Todo lo que le ha pasado al peso ha sido por el pesimismo provocado por las amenazas de Trump y las realidades del manejo de la política económica de México. Se supone que todo el pesimismo ya se dio y que las cosas no se van a poner mucho peores durante la presidencia de Trump. Como ni tú ni yo somos adivinos, supongo que habrá que aplicar la técnica “A Dios rogando y con el mazo dando”, que significa que esperemos que ya no se ponga peor, pero que también nos cubramos con un poquito de dólares y de otras monedas en nuestras inversiones. ¿Cómo hacerle? No vas a poner los dólares en el cajón de los calcetines porque pueden desaparecer. Para que estén más seguros, podrías tenerlos en una cuenta en un banco, si vives en la franja fronteriza (ahí sí se puede) pero te advierto que te van a cobrar comisiones y no te van a dar ni un centavo de rendimiento.

También puedes invertir en fondos en dólares. Por ejemplo, en Actinver te ofrecen fondos en dólares. Puedes entrar con un mínimo de 200,000 pesos. Tienen un fondo, el Acticob, que se llama así porque es para “cobertura” de los riesgos de depreciación del peso, que además da alguito de rendimiento. En 12 meses, hasta diciembre había dado un rendimiento de 0.08% en dólares, o sea casi nada, pero eso significó una ganancia medido en pesos.
También te ofrecen un fondo que invierte en la Bolsa de Valores de Estados Unidos, así que además de tener tu inversión en dólares, puedes ganar con la bolsa estadounidense.

El plan de acción también tiene que ver con estar bien diversificado. O sea que no dejes todos tus ahorros e inversiones en una sola cosa. Para que te diversifiques necesitas entrar a algún fondo de inversión. Lo que hacen es juntar el dinero de mucha gente para poder comprar papeles diferentes: acciones de México y acciones de Estados Unidos y de otros países, deuda de empresas y de diferentes gobiernos. Suena como que eso solo lo pueden hacer los súper ricos y algo hay de eso. Hay versiones de fondos de inversión en los que puedes entrar desde los 100,000 pesos, con una distribuidora de fondos como Fóndika. En los bancos también te ofrecen fondos de inversión, pero te piden una inversión mínima mucho más grande y con el pretexto de que te están protegiendo, solo te ofrecen instrumentos con bajo riesgo y bajos rendimientos.

Para que termines de completar tu plan de acción para enfrentar los malos tiempos que le esperan a México con Donald Trump, también necesitarías algo de tus ahorros que puedas retirar en cualquier momento y que no varíen mucho pero que sí conserven su valor. Y si no tienes los 100,000 o 200,000 pesos que te piden para los fondos de inversión, puedes empezar con poco dinero en cetesdirecto.com. Ahí puedes comprar algunos papeles de deuda del gobierno mexicano, que te pueden dar un poco de rendimiento por arriba de la inflación general.

A la mejor no tienes tantos instrumentos para invertir como los súper ricos, pero por lo pronto puedes proteger tus inversiones si te diversificas un poquito más. Así vas a tener más tranquilidad para darle like a lo que quieras en Facebook.

Y ahora a vivir en el Apocalipsis zombi de la economía

Bien inocente, voy a preguntarle a un financiero qué podemos hacer con nuestros ahorros y nuestras inversiones los buenos ciudadanos ahora que ganó Trump en Estados Unidos. Me dio unas ideas buenísimas, que voy a poder usar para un artículo en una revista de negocios, pero me prohibió que lo citara en lo que me dijo en la mayor parte de la entrevista: que ya nos cargó el pintor, nos llevó la tía de las muchachas y que si Trump aplica 30% de lo que prometió que le va a aplicar a México vamos a entrar en una recesión como la de 1982 que, créanme millennials, es la culpable de que todos los mayores sintamos que nunca vamos a salir del hoyo.

Le pregunto a mi fuente: ¿Y por qué no debería decir que don Señor Sabe de Finanzas, de la Financiera Tan Seria SA siente que ya estamos en pleno Apocalipsis zombi? Porque ya no hay nada que hacer para proteger nuestros ahorros y nuestras inversiones: todo va a caer en términos de dólares. Ya. No. Hay. Nada. Que. Hacer. Y me dice que sería como avisarle a una familia que le va a caer una bomba atómica a su casa cuando no hay ningún lado para correr. Mejor que se queden disfrutando un rato más sus tlacoyos con frijoles.

¿Le echamos leña al fuego de tu pesimismo? Desde el 8 de noviembre, cuando todos nos fuimos a dormir con el miedo de que Freddy Krueger iba a ser el presidente electo de nuestro principal mercado, nuestra principal fuente de divisas, el empleador de gran parte de nuestra mejor fuerza de trabajo, de nuestro lugar favorito para comprar y nuestro villano favorito de siempre, desde el 8 de noviembre, cuando tuvimos la pesadilla de tener a Orange Krueger como presidente electo de Estados Unidos, hasta el 23 de noviembre, la Bolsa Mexicana perdió 17% en términos de dólares. ¿Se imaginan? Si antes de Trump tenían el equivalente a un dólar metido en la Bolsa, para el 23 de noviembre les quedaban 83 centavos de dólar.
Antes de que salgan a correr desnudos por las calles, o que se encierren en una cabaña para que no los alcancen los zombies, les advierto que estoy hablando de un indicador que trae acciones de varias empresas mexicanas y que sirve para medir el desempeño de la Bolsa en términos de dólares. Si quieres ver cómo se mueve es el EWW y puedes picarle aquí.

Es solo un indicador, no todo lo que está en la Bolsa Mexicana bajó de valor, o por lo menos no todo bajó tanto. Aunque, mmmh, algunas cosas bajaron todavía más. Porque Trump está amenazando con subir los impuestos a productos hechos en México por empresas estadounidenses y también con cambiar muchos de los términos del Tratado de Libre Comercio, para que ya no podamos venderles tanto a ellos. Eso le va a pegar al valor en la Bolsa de muchas empresas mexicanas.

¿Verdad que no va a cumplir todas sus amenazas? Sigo de inocente preguntándole al financiero entrevistado. Pues no hay que ser tan optimistas. Trump necesitaba un puerquito para pegarle y quedar como el bully mayor del patio de la escuela. Y no se iba a poner con uno que pudiera contestarle, así que escogió al que tiene cerca, al más mocoso, con peor autoestima y al que también le pegan en su casa. ¿Cuál será? Al niño México… lo esperan en el patio de la escuela.

¿Tenemos una solución? Por lo pronto, hay que ponernos a leer un libro que es gringo y por eso le pido perdón a todos los que están dispuestos a boicotear a todos los productos gringos, que habla de cómo cuando te cambian todas las condiciones de repente te puedes volver más creativo. No quiero echarles a perder el cuento, pero habla de una promotora de conciertos que a sus 17 años había logrado contratar a Keith Jarret, ya tenía la sala de conciertos llena a reventar cuando, unos minutos antes, Keith Jarret sale a revisar el piano y descubre que no funciona… así que…

¿Qué vamos a hacer nosotros ahora que estamos descubriendo que nuestro piano o nuestros planes no funcionan como deberían? Según el libro, Messy, de Tim Hartford, este tipo de momentos en que todo se pone patas arriba es el que sirve para encontrar un nuevo camino, que lo más probable es que es mejor que el que ya teníamos. Pero ya hay que ponernos a buscarlo, ¿no? El camino, no nada más el libro. 

Aquí hay una reseña del New York Times sobre Messy.

¿Sirve invertir en la Bolsa de Valores?

Vamos a jugar a los tíos buenos y a ponerle dinero en la Bolsa de Valores a cada uno de los cinco sobrinos. Se supone que es buenisímo que los niños tengan inversiones en la Bolsa, porque para tener rendimientos ahí, hay que esperar muchos años.

Esa es una sugerencia de Carlos Ponce, un financiero que hace años sacó el libro La bolsa de valores es para los niños precisamente con ese argumento. Cuando salió el libro, a mí me dio la voladez y pensé que estaría bueno abrir una cuenta de inversión a nombre del sobrino más reciente, Julio, que nació en 2008.

Veamos. En 6 años, el principal indicador de la Bolsa tuvo una ganancia de 40%, o sea que los mil pesos se convirtieron en 1,400 hasta el 15 de diciembre de 2015. Sin hacer nada, conseguimos una ganancia de 1.4% anual.

¿Es siempre bueno invertir en la Bolsa? Parece que si uno tiene muuuucha paciencia, puede tener mejores resultados. ¿O sea que a más años, mejores ganancias? No siempre. El hermano mayor de Julio, Rodolfo, nació el 23 de julio de 2007. Si le hubiéramos puesto a él una inversión equivalente a 1,000 pesos de 2008, su dinero se habría convertido en 1,244 pesos. ¡¿Cómo?! ¡Si estuvieron más tiempo en la Bolsa! Pues sí, pero a Rodolfo se le ocurrió nacer en uno de los momentos más altos de la Bolsa y justo antes de la crisis financiera de 2007 y 2008. Él tuvo una ganancia anual de 1.26%.

¿Cómo les habría ido a los demás sobrinos? Vamos a suponer que a cada uno de ellos le dimos el equivalente a 1,000 pesos de 2008 en el momento en que nacieron.

Emilio, que nació en 1993, tuvo una ganancia de 15.28% anual.
José, de 1996, tuvo ganancias de 11.88% anual.
Pablo, de 2000, con 7.96%
Rodolfo, de 2007, con 1.26%
Julio, de 2008, con 1.48% anual.

La Bolsa de Valores de 1993 a 2015
La Bolsa de Valores de 1993 a 2015

 

La respuesta es que a todos les sirvió invertir en la Bolsa, porque ¿dónde más podrían meter 1,000 pesos y conseguir ganancias? En bienes raíces, con ese dinero habrían alcanzado a comprar unos cuantos ladrillos y no les iban a sacar ganancias.

Se demuestra que tener paciencia en la Bolsa paga, porque el que aguantó más años tuvo mejores ganancias. Excepto en el caso de Rodolfo y Julio, porque Julio estuvo menos tiempo que Rodolfo y ganó más.

Y también se ve que las ganancias que se consiguen dependen del momento en que se entra. Emilio, de 1993, entró a la Bolsa cuando estaba a punto de empezar a funcionar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que hizo que México atrajera un montón de inversiones. Y en los años en que creció el consumo interno, si quieren a golpe de meses sin intereses. Por tanto, las empresas que cotizan en la Bolsa también crecieron.

En cambio, Rodolfo empezó en 2007 y desde entonces se soltó la crisis financiera de los préstamos hipotecarios y las inversiones de locos.

¿Sirve o no sirve invertir en la Bolsa? Sirve invertir, pero también se vale preguntar, entender qué se está haciendo, no meter todo en el mismo lugar y tener un fondo de emergencia, para no tener que sacar el dinero del horno mientras que se está madurando. Porque es como los pasteles: si los sacas antes, se apachurran.