Quijote, regresa por favor

Se robaron al Quijote
La fuente del Quijote en Chapultepec. Alguien se robó las estatuas de Sancho y el Quijote.

— Díganos, Ciudadano Licenciado, ¿en qué libro abreva para inspirar su actuar?

— Ejem, ejem. Tengo como libro de cabecera a El Quijote de la Mancha, siempre ha guiado mi camino, porque inspira a luchar por las grandes causas, a defender a los desprotegidos, a darle voz a los silenciosos.

OK, OK, tal vez este diálogo ya no se dé, pero antes qué fácil era contestar que el libro favorito era Don Quijote de la Mancha. Todos sabemos, sin leerlo, que ocurre en algún lugar de la Mancha de cuyo nombre, y que el protagonista, con su triste figura, se propone rescatar doncellas, desfacer entuertos, combatir al mal y restablecer la armonía. 

También que él ve gigantes despiadados donde todos ven molinos de viento, que él se atreve a pensar en grande cuando todos quieren regresar a dormir temprano. 

De el Quijote nos acordamos poco. ¿Para qué? Dulcinea no necesitaba ser rescatada, los molinos de viento ya no funcionan y en la ínsula Barataria no se ha encontrado petróleo. De cuando estaba en prepa recuerdo que al Quijote le vendaron los ojos, lo subieron a un caballo de madera o un barril y lo llevaron a un viaje, uno de los mejores que me ha regalado la literatura. A Sancho Panza lo subieron a una manta para reírse de él hasta que se cansaron.

Todos decimos que hemos leído al Quijote y todos decimos que nos identificamos con su idealismo. En el fondo, no nos atrevemos a confesarlo, pero nos identificamos más con los que se ríen de su locura, los que queremos hacer las cosas prácticas y probadas y encajar con un grupo.

¿Y a qué viene el cuento del Quijote ahora? Porque tal vez sí necesitamos recuperarlo. Para “abrevar” de él e inspirarnos para desenmascarar a los verdaderos gigantes. ¿Y qué tal si empezamos por recuperar al Quijote? 

Al Quijote se lo llevaron
El pedestal de la estatua del Quijote en Chapultepec

Hace unos dos, tres, ¿cuatro años? alguien se robó las estatuas del Quijote y de Sancho Panza de la Fuente del Quijote del Bosque de Chapultepec. ¿No sería ya hora de que las repusiéramos? Que alguien las encuentre o que volvamos a hacer unas nuevas con el molde o los planos originales.

A la mejor esta es la “dichosa edad y siglo dichoso”, donde saldrán a luz las famosas hazañas del Quijote, “dignas de entallarse en bronce, esculpirse en mármoles y pintarse en tablas para memoria en lo futuro”. 

Leave a comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.