¿Sirve invertir en la Bolsa de Valores?

Vamos a jugar a los tíos buenos y a ponerle dinero en la Bolsa de Valores a cada uno de los cinco sobrinos. Se supone que es buenisímo que los niños tengan inversiones en la Bolsa, porque para tener rendimientos ahí, hay que esperar muchos años.

Esa es una sugerencia de Carlos Ponce, un financiero que hace años sacó el libro La bolsa de valores es para los niños precisamente con ese argumento. Cuando salió el libro, a mí me dio la voladez y pensé que estaría bueno abrir una cuenta de inversión a nombre del sobrino más reciente, Julio, que nació en 2008.

Veamos. En 6 años, el principal indicador de la Bolsa tuvo una ganancia de 40%, o sea que los mil pesos se convirtieron en 1,400 hasta el 15 de diciembre de 2015. Sin hacer nada, conseguimos una ganancia de 1.4% anual.

¿Es siempre bueno invertir en la Bolsa? Parece que si uno tiene muuuucha paciencia, puede tener mejores resultados. ¿O sea que a más años, mejores ganancias? No siempre. El hermano mayor de Julio, Rodolfo, nació el 23 de julio de 2007. Si le hubiéramos puesto a él una inversión equivalente a 1,000 pesos de 2008, su dinero se habría convertido en 1,244 pesos. ¡¿Cómo?! ¡Si estuvieron más tiempo en la Bolsa! Pues sí, pero a Rodolfo se le ocurrió nacer en uno de los momentos más altos de la Bolsa y justo antes de la crisis financiera de 2007 y 2008. Él tuvo una ganancia anual de 1.26%.

¿Cómo les habría ido a los demás sobrinos? Vamos a suponer que a cada uno de ellos le dimos el equivalente a 1,000 pesos de 2008 en el momento en que nacieron.

Emilio, que nació en 1993, tuvo una ganancia de 15.28% anual.
José, de 1996, tuvo ganancias de 11.88% anual.
Pablo, de 2000, con 7.96%
Rodolfo, de 2007, con 1.26%
Julio, de 2008, con 1.48% anual.

La Bolsa de Valores de 1993 a 2015
La Bolsa de Valores de 1993 a 2015

 

La respuesta es que a todos les sirvió invertir en la Bolsa, porque ¿dónde más podrían meter 1,000 pesos y conseguir ganancias? En bienes raíces, con ese dinero habrían alcanzado a comprar unos cuantos ladrillos y no les iban a sacar ganancias.

Se demuestra que tener paciencia en la Bolsa paga, porque el que aguantó más años tuvo mejores ganancias. Excepto en el caso de Rodolfo y Julio, porque Julio estuvo menos tiempo que Rodolfo y ganó más.

Y también se ve que las ganancias que se consiguen dependen del momento en que se entra. Emilio, de 1993, entró a la Bolsa cuando estaba a punto de empezar a funcionar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que hizo que México atrajera un montón de inversiones. Y en los años en que creció el consumo interno, si quieren a golpe de meses sin intereses. Por tanto, las empresas que cotizan en la Bolsa también crecieron.

En cambio, Rodolfo empezó en 2007 y desde entonces se soltó la crisis financiera de los préstamos hipotecarios y las inversiones de locos.

¿Sirve o no sirve invertir en la Bolsa? Sirve invertir, pero también se vale preguntar, entender qué se está haciendo, no meter todo en el mismo lugar y tener un fondo de emergencia, para no tener que sacar el dinero del horno mientras que se está madurando. Porque es como los pasteles: si los sacas antes, se apachurran.